Quiénes somos

En el año 1802, el holandés Jan (Johanes) Hosseschrueders llegó a Madrid, y aunque se conoce un piano suyo fechado en 1807, no abrió su propio taller hasta 1814.

Jan Hazen Hosseschrueders

Jan (Juan) Hazen Hosseschrueders nació en Zuidgeest (Holanda) el 5 de mayo de 1796. En 1810 llegó a Madrid junto a su hermano Pieter (Pedro) Hazen Hosseschrueders. Ambos sobrinos fueron llamados por su tio Johanes para ayudarle en la fábrica. Según consta en los antecedentes familiares, 1814 es el año en que se inauguró y se considera ésta como la fecha oficial de inicio de la actividad empresarial.

Juan y Pedro Hazen Hosseschrueders comienzan a trabajar como artesanos junto a su tío construyendo pianos y arpas bajo el nombre de Hosseschrueders y Sobrinos.

Hosseschrueders y Sobrinos

En 1830, con el regreso de Johanes a los Países Bajos, la fábrica cambia de nombre pasando a ser "Hosseschrueders y Sobrinos". De este modo quedaba la rama HAZEN asentada en Madrid. Los dos hermanos alcanzan señalados éxitos, con las medallas de oro y plata, concedidas en 1828 – 1831 y 1841 por sus Majestades los Reyes Fernando VII e Isabel II.

HAZEN

Hacia 1919, Juan Hazen Álamo cambia la etiqueta comercial por la de "J. HAZEN, Almacén de Pianos. Sucesor de Hosseschrueders".

Añadió al almacén nuevas actividades como fueron las del taller de reparación y posterior venta de pianos. Empieza a comercializar otras marcas de pianos españolas y extranjeras, dando al negocio una nueva proyección. Incorpora así mismo el servicio de alquiler de pianos desde 1925, la firma J. HAZEN ya representa en España a las más importantes firmas extranjeras como Steinway & Sons, y además poniendo a disposición de artistas y entidades que lo solicitasen, el primer Piano Gran Cola de Conciertos.

HAZEN, Distribuidora General de Pianos, S.A.

En 1950, el negocio se reducía a pianos de alquiler y segunda mano. Hasta el año 1953 no se comienzan a autorizar, paulatinamente, las licencias de importación y es por ello que el negocio no tenía más capacidad de desarrollo que la propia explotación del taller.

En 1962, Félix Hazen había comenzado la importación de los pianos japoneses YAMAHA.

En 1967, la empresa había tomado un impulso desconocido en el sector comercial. De forma absolutamente pionera en España, Félix Hazen García crea la "Distribuidora General de Pianos, S.A."

En los primeros años de la Distribuidora General de Pianos, Félix Hazen García emprendía con paso firme la importación de pianos de diferentes orígenes europeos, americanos, japoneses. Prácticamente todas las marcas conocidas fueron introducidas en el mercado por la Distribuidora y posteriormente comercializadas por la primera red de distribuidores conocida en nuestro país.

Estos establecimientos, muchos de ellos talleres de pianos, se desarrollaron a la sombra de la Distribuidora y liderados por las técnicas comerciales introducidas por Félix Hazen García de forma absolutamente novedosa. Tal fue el éxito que pronto se necesitó la ampliación de las instalaciones.

Después de 90 años tiene que cerrar la tienda de toda la vida de la calle Fuencarral, 55, en 1970, por la orden municipal de derribo del edificio, trasladándose a la calle de Juan Bravo.

"Cuando preparábamos el traslado a la calle de Juan Bravo, descubrimos en un desván, envuelto en papel de estraza y con kilos de polvo encima, un piano de mesa, fechado en 1807, y construido por Hosseschrueders".

Félix Hazen. Al hilo de sus recuerdos (Antonio Fernández-Cid, 1989)

En 1975, la Distribuidora General de Pianos había crecido de tal modo que absorbe el negocio minorista de HAZEN, coincidiendo con la inauguración de la actual sede de Las Rozas, se cambia la denominación de la empresa a la de "HAZEN, Distribuidora General de Pianos, S.A.".

En 1997, "La Casa HAZEN" vuelve al centro de Madrid, se inaugura la tienda de la calle Arrieta, sustituyendo otro establecimiento frente al "Auditorio", ofreciendo la mejor selección de productos del mercado, además de seguir dando servicios como los alquileres de pianos para conciertos, servicios técnicos, afinación, etc.

En los archivos de la sociedad existen numerosos testimonios de la cantidad de personajes del mundo de la música que están y estarán agradecidos por su generosidad, disposición y espíritu.

Volver arriba